Defenderse de los hechizos

proteccion contra la magia negra

Si el objetivo de los hechizos es el de causar el mal, como una enfermedad o, en el peor de los casos, la muerte de una persona, el fin de los contrahechizos es el de deshacer el influjo maligno, devolviendo al desdichado salud y serenidad, con procedimientos mágicos inversos.
Aquel que opera el contrahechizo es habitualmente una persona versada en las artes mágicas, un individuo dotado de poderes mágicos superiores a los del que ha ejecutado el hechizo.
Para anular un procedimiento maligno, generalmente se recurre a prácticas mágicas en las que entra el elemento religioso con plegarias e invocaciones.

Defenderse de un hechizo

Baño de descarga de energías negativas

Contrahechizo para las disputas

Contrahechizo para un amor no deseado

Contrahechizo para una enfermedad

Contrahechizo para proteger a los animales

Contrahechizo para el mal de ojo

Contrahechizo sobre los objetos

Contrahechizo de amor

Contrahechizo de incienso

Contrahechizo de los granos de sal

Contrahechizo del arroz

Contrahechizo del huevo

Contrahechizo de la vela

Contrahechizo del gallo

Contrahechizo del carbón

Contrahechizo del espejo

Contrahechizo de los pensamientos

La defensa psíquica

La mandrágora

Hechizo para que se haga justicia

Contra amenazas telefónicas

Hechizo para mantener a salvo un secreto

Hechizo para neutralizar enemigos encubiertos