Comportamiento amoroso del nativo de Capricornio

signo capricornio

Humphrey Bogart, nativo de Capricornio


Dependiendo de lo importante que el nativo del signo considere la relación que tenga entre manos, así habrá que definir cómo se comporta un Capricornio ante el amor. En el caso de las aventuras ocasionales, lo más normal es que el nativo apenas se abra ante su compañero o compañera de juegos. Es decir, ante una relación que parece ser un tanto somera, Capricornio no baja la guardia ni se abre sentimentalmente.

Es bastante frecuente en el caso de los hombres de este signo ir acumulando chicas en su libreta de trofeos para así poder luego presumir ante los compañeros de trabajo, en cuyo caso la coraza sentimental de Capricornio se irá engrosando día a día, para abandonarla casi exclusivamente cuando visite a su madre.

A nivel afectivo Capricornio tampoco se considera satisfecho con el cariño que recibió de pequeño. Así que por lo general, en las relaciones de pareja en las que uno de los dos miembros pertenece a este signo, se suele dar una especie de juego de rol en el que ora uno hace de padre protector, ora el otro juega ese papel. Y en el peor de los casos y el más extremo de ellos, sobre todo en los Capricornio más inferiores, suele ocurrir que vayan por el mundo buscando en la pareja a una madre o un padre que les consuele un poco y que esté dispuesta a compartir su arduo destino, tal y como lo vive el nativo.

Siempre que hablemos del amor y del afecto en Capricornio habrá que tener en consideración la dificultad natural del signo para expresar sus sentimientos y emociones. Muchas veces la pareja sentimental de la Cabra tiene que aprender a leer entre líneas, entre mínimas expresiones y gestos, para saber cómo se siente su media naranja. Como ya se ha mencionado en otros apartados, Capricornio va ganando soltura según pasan los años. Por lo general su pasión no es fuerte ni fogosa, pero jamás permite que se apague, y en todo caso, si cambia, siempre lo hará para mejor.

Las locuras propias de todo enamorado no se dan por lo general cuando uno de los dos miembros pertenece al signo que tratamos. Una vez establecida la relación amorosa, Capricornio marcará todo un proyecto de vida que habrá que asumir.

Se fijarán las vacaciones, los partos y las mudanzas siempre teniendo muy en cuenta el calendario laboral y, lo que es más importante aún, la carrera profesional. Sólo a edades muy avanzadas los nativos de Capricornio son capaces de comportarse tal y como lo haría un joven enamorado, dando igual los años que se hayan vivido en pareja: cuando la oportunidad llega, Capricornio jamás la deja escapar.

Volver a Capricornio
Volver a Signos de Zodíaco

Artículos relacionados