La amistad de los Cáncer

La amistad de los Cáncer

Por lo general los nativos de Cáncer prefieren no tener demasiadas amistades pero sí que éstas estén muy bien atendidas.

Cuando reciben visitas los nativos del signo lo primero que hacen es acomodar a sus huéspedes y luego ofrecerles comida y bebida.

Por lo que respecta a los conocidos, este nativo se mostrará siempre dispuesto a entablar una pequeña charla con quien se tercie.

Es importante para Cáncer el disfrutar de la gente, pero tan sólo con sus amigos de toda la vida e incluso de su infancia puede hacerlo tal y como al nativo le gusta.

Únicamente en un clima de total confianza el nativo del signo se abre con la gracia y la soltura que le caracterizan.

Cáncer es por lo general bastante ocurrente, chistoso y ameno. En el momento en que Cáncer hace una payasada -y lo cierto es que las hace a menudo-, su sentido del ridículo queda relegado a un segundo plano.

Cuando se expresa, el Cangrejo, por lo general, prefiere no tener que pensar en ello. Por eso es imprescindible para este nativo disfrutar de cuando en cuando de la compañía de sus amigos de siempre.

Cáncer teme ser decepcionado y por eso no abre su corazón así como así. Además, como es tan sensible, a menudo funciona como un espejo, reflejando la imagen que los demás le ofrecen.

Si alguien es amable con el Cangrejo, de seguro que recibirá una amplia sonrisa, pero si alguien alberga malas intenciones, entonces el Cangrejo o bien se retrae bajo su concha o bien saca sus poderosas pinzas dispuesto al ataque.

Únicamente cuando Cáncer se encuentra entre personas allegadas, consigue relajarse, desprenderse de su armadura y comunicarse con naturalidad y despreocupación.

En la amistad Cáncer no busca nada excepcional. Pasar un buen rato y tener un pretexto para disfrutar de una buena comida casera es más que suficiente para los emotivos hijos de la Luna.

Uno no debe creerse que simplemente por conocer a un Cáncer ya tiene un buen amigo. Al contrario, son bastantes las decepciones que muchas personas se llevan a la hora de entablar amistad con este nativo.

Su duro caparazón permanece oculto tras esa graciosa y distendida apariencia que Cáncer muestra al exterior y que no debe de ser muy tenida en cuenta a la hora de valorar la amistad.

Para este nativo es imprescindible tener un pasado común que añorar.

Las viejas correrías o simplemente el tiempo que se ha compartido con un Cáncer es el mejor seguro para tener a este nativo como amigo de por vida.

Volver a Cancer
Volver a Signos de Zodíaco