Cómo explicar lo sucedido en Salem

El efecto hipnótico ejercido por las adolescentes sobre las autoridades se fue debilitando. Habían querido soliviantar a la opinión pública en contra de la esposa del reverendo John Hale, de la Primera Iglesia de Beverly, pero era una dama tan estimada en Salem que los gritos de las niñas no pudieron impresionar a nadie. Finalmente, los habitantes del pueblo se pusieron de acuerdo para declarar que las acusadoras no eran más que unas niñas malcriadas y embusteras.

El gobernador de la Colonia, sir William Phips, ordenó echar tierra al asunto. Las niñas acusaron entonces a la señora del gobernador de ser la jefa de las brujas. El juicio de Salem estaba llegando a su término, a pesar de que las niñas siguieron insistiendo y jamás se mostraron pesarosas por lo que hicieron, ni siquiera a la hora de colgar a las víctimas.

¿Fueron brujas de verdad las mujeres condenadas a muerte? Los historiadores afirmaban hasta hace poco que eran inocentes de los cargos, así como aseguraban otros que tal vez hubo brujos de verdad en la región o, por lo menos, personas amantes de practicar la hechicería. Pero hay otras teorías al respecto.

Según Mary Matosian, profesora en la universidad de Maryland, las visiones, espasmos y sensaciones de ardor experimentadas por las presuntas brujas fueron provocadas por un envenenamiento por ergotina, principio tóxico contenido en el cornezuelo, hongo presente en el centeno. En los países europeos donde se consume mucho pan de centeno era frecuente antaño esta clase de envenenamiento.

En el caso de Salem, puede decirse que el año que precedió al del drama fue caluroso y húmedo, lo que favoreció la proliferación del hongo llamado cornezuelo, conocido en botánica por su nombre en latín Claviceps purpurea. El siguiente año, que fue seco y frío, no prosperó ya esta amenaza. Todo regresó a la normalidad.

Sin embargo, cabe preguntarse por qué el mal atacó a las mujeres y en ningún caso a los hombres.

Volver a Brujerías