Caza de brujas: Acusación y detención

caza de brujas

Arresto de una bruja

Un proceso podía iniciarse de tres maneras: tras una acusación de parte (en la que el acusador debía probar lo que decía), tras una delación o denuncia (efectuada a partir de simples sospechas suscitadas por el comportamiento del acusado o acusada), o como resultado de una pesquisa o inquisición.

En este último caso, el tribunal actuaba ex officio, es decir, por propia iniciativa. A veces se combinaban los dos últimos métodos, de modo que muchas acusadas de brujería fueron detenidas y presas sin necesidad de pruebas de sus supuestos delitos y, en ocasiones, sin que ellas mismas supieran el motivo por el que habían sido denunciadas.

Volver a Caza de Brujas

Artículos relacionados