Los números y la bola de cristal 2

Si aparece el número 5. Es el símbolo del hombre: con los brazos abiertos, el hombre aparece dividido en cinco partes en forma de cruz: los dos brazos, el busto, el centro donde se encuentra el corazón, la cabeza y las dos piernas. Los pitagóricos decían que era símbolo de unión, de matrimonio, porque estaba formado por el macho (uno) y por la hembra (dos), y es el centro del cuadrado místico hindú, donde tres números, sumados en todos los sentidos, dan el resultado de quince:

2
5
0
9
7
1
4
3
8

Es el símbolo de la salud y del amor. Representa los cinco sentidos. Está relacionado con el pentagrama, con la estrella de cinco puntas. Según los antiguos cabalistas representa «la aventura que se realiza a través de la experiencia». Extremadamente impregnado de poderes mágicos, es un número que indica también desorden y contienda; su magia, por tanto, sólo la pueden gobernar quienes estén dotados de poderes especiales.
El individuo en cuestión es inquieto, emotivo, muy sexy. Se trata de una persona que siempre busca cosas nuevas, que siempre está dispuesta a lanzarse a empresas y aventuras insólitas y estimulantes, llegando incluso a rozar graves peligros. Hombres y mujeres de acción, capaces de adaptarse a cualquier situación, circunstancia y lugar; son versátiles y están llenos de iniciativas; son hábiles en el sector del comercio y en las actividades relacionadas con los negocios con los países extranjeros. A veces, son grandes inventores.
Si aparece el número 6. El número seis estaba dedicado por Pitágoras a la generación y era considerado también como símbolo de perfección y de bondad (debido a las palabras pronunciadas por Dios una vez cumplidos los seis días de la creación). Simboliza también la ambivalencia y el equilibrio. Para los griegos indicaba también el hermafrodita. Corresponde a las seis direcciones del espacio (dos por cada dimensión). Tenemos ante nosotros a una persona tranquila, amante del hogar y de la familia, así como de las amistades. Fiel a las tradiciones, este sujeto no ama las extravagancias, es rígido observante de las leyes y respetuoso con las autoridades constituidas. Cuando desempeña un papel que comporta autoridad (también como padre o profesor) exige ser respetado. Por lo general, son personas dulces y dispuestas al sacrificio. El número seis es el número de los artistas, de los músicos, de los actores, de los estilistas. La bondad puede que sea su mejor cualidad, mientras que la pereza es su «punto negro».

Sigue leyendo >>>