Vela Azul

La vela azul simboliza la fuerza del amor, el cielo, el viento, la sensualidad, la tenacidad. Está vinculada a los fenómenos meteorológicos.
Por ser una preocupación que hoy ha decrecido, no es muy utilizada en los rituales religiosos pero puede ofrecer, asimismo, un conjunto de elementos mágicos que merecen ser considerados.

En el plano de la salud

Beneficia y protege las siguientes zonas:
Las vértebras cervicales, el cerebelo y la nuca.
La boca, la lengua y los dientes.
Las glándulas tiroides y paratiroideas. La irrigación sanguínea al cerebro.
El cuello y la garganta.
El aparato locomotor.
La sensibilidad y la conformación física.
Previene las enfermedades relacionadas con las zonas citadas.
Facilita la asepsia y la depuración del organismo.

En la esfera del amor

Protege el amor conyugal.
Propulsa las relaciones duraderas.
Acrecienta la solidaridad.
Incrementa la armonía sexual de las parejas.
Facilita el entendimiento en convivencia.

En el ámbito espiritual

Aleja el fanatismo de los espíritus.
Facilita el acercamiento espiritual desde lo pragmático.
Orienta las almas de los seres recién fallecidos.
Facilita la transmisión de los mensajes del más allá.
La vela azul representa a Venus, diosa del amor, las rosas blancas, el laurel, los perfumes suaves, las piedras azules, la fidelidad, los días viernes, la constancia en los ritos mágicos, la energía de los sentidos.

Volver a Rituales con velas