Tipo de rostro apasionado

Su rasgo sobresaliente es el contraste entre la mandíbula y los pómulos salientes con las mejillas y sienes hundidas.
Visto de perfil, el mentón, los arcos superciliares y la nariz sobresalen, mientras que la boca y la zona media de la frente se curvan hacia adentro. Gran desarrollo de huesos y músculos pero poca envoltura grasa que los recubra.
Nariz aguileña, de fosas nasales dilatadas.
Ojos hundidos en una órbita profunda, grandes y bien separados entre sí. Boca grande, de labios apretados.
Este rostro expresa el conflicto entre la fuerza de expansión y la de retracción.
Si el marco facial es ancho se puede considerar que predomina la expansión, es decir la vitalidad, la inteligencia práctica y el individualismo. Si el rostro es alargado y la frente se inclina hacia atrás, la sensibilidad es extrema.

El rostro revela la personalidad