Símbolos de Tauro: tercer decanato

TauroDel 12 al 21 de mayo aproximadamente.
El tercer animal se nos presenta con una actitud cuando menos sorprendente, pero sólo a priori, ya que en realidad, como veremos, corresponde perfectamente a los elementos revelados por el tercer decanato de este signo.
Se trata esta vez de un toro, cuyo cuerpo puede parecemos menos robusto, menos fuerte que el toro del segundo decanato, pero que da la impresión de pesadez, de masa, de fuerza aplastante, de gravedad.
Se mantiene en pie con sus patas traseras, mientras que las patas delanteras se repliegan bajo él, como si estuviese medio acostado, inclinando la parte de delante de su cuerpo hacia el suelo. A su alrededor, el paisaje es menos frondoso que en el segundo decanato, como queriendo atraer toda nuestra atención hacia el protagonista. Sobre su cabeza, con los ojos dirigidos hacia el suelo, las puntas de ambos cuernos, muy juntas, se dirigen hacia el cielo. La masa imponente de su cuerpo, esta postura que lo presenta como desplomado en la tierra, sus patas traseras dobladas y bien plantadas en el suelo, revelando la potencia de su parte trasera, son elementos que evocan el peso y la intensidad de Saturno, regente del tercer decanato, que confiere a este nativo realismo, sentido de lo concreto, capacidad de realización y convicciones inquebrantables. Como vemos, estas representaciones simbólicas del segundo signo del zodíaco distan mucho de la figura del Minotauro, monstruo mítico griego que tenía el cuerpo de un hombre y la cabeza de un toro, a quien se daba de comer siete muchachos y siete muchachas cada año, el guardián del laberinto que Teseo, con la ayuda de Ariadna, consiguió recorrer hasta el final. Dista también del toro furioso cuyo galope hace temblar la tierra.

Volver a Tauro