Significado de El Diablo

El Diablo

El Diablo

El Diablo marca una situación a la que nos sentimos atados y que no nos aporta nada positivo. También puede ser una persona la que nos domina. No podemos desprendernos fácilmente de ella o no sabemos cómo hacerlo, puede que incluso, no nos atrevamos a arriesgarnos y dar un cambio a nuestra vida. No nos decidimos a dar el paso definitivo que nos lleve a la ruptura o la transformación, quizá por comodidad o por miedo, o por pensar que así vivimos bien. En el fondo, sólo vivimos a medias.

Este arcano mayor también hace referencia a la energía sexual y a la imposibilidad de distinguir entre fantasía y realidad. A dejarse llevar por las bajas pasiones y el materialismo. No hay límites, ni distinción entre el bien y el mal.

Los dos seres que están atados a la piedra, la que simboliza el mundo material al que estamos sujetos, son los representantes de la satisfacción que se alcanza cuando tenemos en nuestras manos aquello que hemos soñado siempre, lo que hemos deseado. Están sujetos con una soga, simbolizando las ataduras que todos tenemos y de las que podemos deshacernos con determinación y voluntad. También representan las malas tentaciones.

Volver a TAROT