Sacrificios humanos

sacrificios humanosTodo sacrificio implica dar lo más preciado para uno, alguna razón existió para que hombres de distintas razas, épocas y pensamientos religiosos optaran por ofrecer en sacrificio a sus iguales.

Ceremonias egipcias

Se encontraron algunas pruebas arqueológicas que testimoniaron que, durante la Primera Dinastía egipcia, se sacrificaban personas en algunos ritos. Luego, se sustituyeron por el sacrificio de animales.

Doncellas y dragones

Según las leyendas, los dragones arrojaban fuego, envenenaban las aguas y pedían a los hombres ofrendas de jóvenes vírgenes a cambio de no atacar los pueblos.

Druidas

Los sacrificios humanos constituían uno de los rasgos principales de sus fiestas. Las víctimas eran empaladas o quemadas vivas dentro de grandes jaulas de mimbre.

El Antiguo Testamento

En el Génesis, encontramos que se trataba de cambiar dioses que exigían frecuentes sacrificios humanos, por un Dios distinto sobre el que cimentar una nueva manera de ser hombre. La batalla definitiva se libró sobre Isaac, cuando Dios le pidió a Abraham que lo sacrificara como prueba irrefutable de su fe incondicional.

La cultura preincaica, los Mochicas

Entre los años 450 y 650 d.C, en la Huaca de la Luna (Perú), tas ceremonias se iniciaban en una plaza pública, pero los sacrificios se hacían en recintos privados, donde sólo estaban el sacerdote oficiante y algunos miembros de la élite mochica. Las personas entregadas como ofrendas a los dioses no fueron traídas de otros pueblos, sino que eran guerreros profesionales pertenecientes a la misma etnia Mochica.

Los poderosos dioses Aztecas

Para los aztecas, los sacrificios humanos eran un elemento fundamental en el culto religioso y ellos fueron uno de los pueblos que más los practicó. Eran realizados para honrar a las divinidades, quienes recibían parte de la vida del pueblo y de prisioneros. Por ello, los aztecas hicieron de la guerra su mayor preocupación, con el objetivo de obtener prisioneros para el sacrificio ritual.
El sacrificio era realizado generalmente de la siguiente manera: Se colocaba el cuerpo extendido de la víctima sobre una piedra cuya punta había sido redondeada. Cuatro sacerdotes lo mantenían sujeto de piernas y brazos, mientras que un quinto sacerdote le enterraba un cuchillo de obsidiana en el pecho y le arrancaba el corazón, cuando la persona aún estaba viva. La sangre del sacrificado era juntada en grandes piedras cóncavas, hasta coagular.
Existían otros tipos de sacrificios: niños que eran ahogados en honor al dios de la lluvia. En la fiesta dedicada a la diosa de la tierra, se decapitaba a una joven. En otras, varios varones adultos eran arrojados al fuego.También, se empleaban el flechamiento y el sacrificio gladiatorio, donde la víctima se enfrentaba a cuatro guerreros aztecas.

El sacrificio de Isaac

En este episodio bíblico se escenifica el fin de los sacrificios humanos, tan naturales -en algunas culturas- hasta ese momento.
“Y sucedió que Dios quiso probar la fe que tenía Abraham en él y le dijo: ‘toma a tu hijo único Isaac, al que tanto amas y ofrécemelo como holocausto (ofrenda) sobre una de las montañas de la tierra prometida que yo te señalaré.”
Llegados al lugar del sacrificio, Abraham construyó un altar, aderezó sobre él la leña, ató a su hijo de pies y manos y lo puso encima. Cuando tomó el cuchillo para degollar a su hijo, el ángel del Señor le dijo: ‘no le hagas nada a tu hijo, ahora sé que tú temes, ya que no me has negado a tu hijo, el único que tienes’.
Y girando la vista, vio allí un carnero prendido por los cuernos en un matorral; y tomándolo, lo ofreció en sacrificio”. (Gen. 22).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *