Rituales para fortalecer una pareja: Ritual de la Luna llena para mantener vivo el amor

Las relaciones, con el tiempo, tienden a desgastarse. Ya no se siente la misma emoción ante la llegada de la persona amada, sus gestos no despiertan la misma ternura e, incluso, el deseo sexual se atenúa. A menudo estos sentimientos son reemplazados por un afecto más tranquilo, pero no son raros los casos en los cuales lo único que sostiene la relación es la comodidad o el miedo a romper con una rutina ya establecida.
Esta ceremonia está destinada a mantener vivos los sentimientos que impulsaron a iniciar la relación. Para ello, se apela a la Luna, relacionada íntimamente con el mundo de los sentimientos.
Debe realizarse el primer día de luna llena, por la noche. No es estrictamente necesario hacerlo al aire libre, pero sí que el oficiante pueda ver la luna desde una ventana o que su luz entre en la estancia.
Si no fuera visible desde ningún punto de la casa, lo recomendable es que antes de iniciar el ritual salga a la calle, la busque y pase unos diez minutos siendo consciente de su presencia en el cielo.
OBJETOS NECESARIOS
Una vela blanca – Una vela azul – Una vela roja – Una varilla o cono de incienso de rosa o sándalo – Un espejo pequeño, de mano

Ritual
Disponer las tres velas, el incienso y el espejo según muestra el dibujo. Visualizar claramente a la persona amada. Detenerse en sus rasgos, oír mentalmente su voz, recordar el tacto de su piel. Recrearse en estas sensaciones por espacio de cinco minutos.
Encender las velas; primero la azul, luego la roja y finalmente la blanca. Encender el cono o la varilla de incienso. Recitar la oración.
Una vez terminado de recitar la oración, dejar que las velas y el incienso se consuman y permanecer junto al altar pensando en la persona amada.

Oración
En esta noche especial
en la que luce la luna en su esplendor
pido a san Antonio que nuestro amor
se mantenga tan firme como hasta hoy.