Ritual para romper un asunto amoroso

Encienda las velas del ALTAR 1 y 2.
Encienda el incienso.
Encienda la vela NEGRA y al mismo tiempo piense
cómo se rompe el asunto amoroso.
Encienda la vela ASTRAL 1 (los colores astrales del hombre en cuestión) mientras piensa en el hombre.
Encienda la vela ASTRAL 2 (los colores astrales de la mujer en cuestión) mientras piensa en la mujer.
Encienda la vela MARRÓN, con el pensamiento puesto en cómo se desvanece el amor entre los dos, lentamente; surgen dudas y tensiones entre ellos.
Encienda la vela AMARILLO/VERDOSA, imaginando cómo se enojan el uno contra el otro; sienten celos el uno por el otro; discordia general entre los dos. Luego, diga:
(Salmo 3)
«¡Señor, cómo se multiplican mis enemigos! muchos son los que se levantan contra mí. Muchos hablan de mi alma, porque en Dios no tiene socorro. Ahora, tu arte de protección y gloria eleva mi cabeza. Lloro, y desde su valle sagrado, el Señor me contesta. Me tumbo y duermo, despierto porque Dios me sostiene. No me asustaré aunque haya decenas de miles contra mí. Aparece, Señor; sálvame, Dios mío. Por ti mis enemigos he golpeado Todos los huesos de la cara, y los dientes de los hombres malvados he roto. La salvación te pertenece a ti, único Dios: Bendito seas, Señor, por los siglos de los siglos».
Siéntese y concéntrese en cómo se rompe el asunto amoroso y las dos personas siguen su camino respectivo, separadas.
Después de diez minutos de concentración más o menos, apagar las velas.
Repita el ritual cada sábado. Separe cada vez las velas Astrales unos centímetros. Continúe hasta que las velas lleguen al borde del altar.