Ritual para remediar un matrimonio infeliz

Encienda las velas del ALTAR 1 y 2.
Encienda el incienso.
Medite sobre lo que va a realizar.
Encienda la ASTRAL 1, la ROJA 1 y la DORADA 1 mientras piensa en el esposo.
Encienda la ASTRAL 2, la ROJA 2 y la DORADA 2 mientras piensa en la esposa.
Lea:
(Canto de Salomón, Ca. 3)
«Por la noche, en mi cama, veo a quien mi alma ama: Le veo pero no le encuentro.
Me levantaré e iré por la ciudad, por las calles y buscaré por las anchas avenidas a quien mi alma ama: le veo pero no le encuentro.
Los vigilantes que van por la ciudad me descubren: les digo: «¿Han visto a quien mi alma ama?». Hacía muy poco que me había cruzado con ellos cuando me encontré con quien mi alma ama: le retengo, y no le dejaré ir hasta que no le haya llevado a casa de mi madre, a la habitación en la que me concibió.
Os hago cargo, hijas de Jerusalén, de los corzos y las ciervas de los montes, para que no excitéis ni despertéis mi amor hasta que a él le plazca. ¿Qué es lo que surge del desierto como pilares de humo, perfumado de mirra y de incienso y de todos los polvos de los mercaderes?
Mira que lastre, es el de Salomón; le acompañan hombres valientes, de la valiente Israel. Llevan todos espadas porque son expertos en la batalla: cada hombre lleva su espada sobre el muslo porque temen la noche.
El Rey Salomón se hizo un carro con la madera de Lebanón. Le puso unas columnas de plata, el fondo de oro, lo cubrió de púrpura, el centro está consagrado por su amor hacia las hijas de Jerusalén. Seguid adelante, hijas de Zión, y mirad al Rey Salomón con su corona, con la que su madre le coronó el día de su matrimonio, el día en que su corazón rebosaba de alegría».

Repita el ritual durante nueve noches; mueva, cada vez, unos centímetros los dos grupos de velas, el uno hacia el otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *