Ritual para que crezca su poder 1

Encienda las velas del ALTAR 1 y 2. Encienda el incienso. Encienda la vela del CONSULTANTE y piense intensamente en él. Diga:
«He aquí a …. (Nombre) …., un hombre de poder. Posee un enorme potencial de fuerza, que espera una señal para salir».
Encienda la vela DORADA (o AMARILLA) y diga:
«Esta es la llama de la atracción y de la confianza. A través de ella demostrará su potencial».
Encienda la vela del DÍA.
(Nota: Tendrá que empezar este ritual siete días antes de la luna llena. La vela del DÍA será la vela del color
adecuado al día del ritual (ver Tabla 3) y por tanto una vela distinta cada día que el ritual se realice).
Encienda la vela PURPURA 1.
(Nota: El segundo día del ritual encienda las velas PURPURA 1 y 2; al tercer día, las velas PURPURAS 1, 2, 3, …. y así sucesivamente).
Diga:
«El poder de … (Nombre) …. arde tan firmemente como esta llama, adquiriendo fuerza día tras día. Siempre está presente; debería utilizarse constantemente. Porque aunque salga hacia fuera, vuelve a llenarse del triple de contenido».
Siéntese o arrodíllese confortablemente y medite en el Consultante, vea su poder -ya sea a través de la respiración, de la magia, etc.- y cómo va creciendo cada vez más. Imagínese mentalmente al Consultante rodeado de una luz o una niebla purpúrea oscura. Vea como esta luz va tomando forma y densidad. Luego, imagínese que esta luz queda absorbida dentro del Consultante. No ha sido absorbida del todo, ya que se despliega y vuelve a ser absorbida. Mantenga la concentración en esta meditación todo lo que le sea posible. Luego, relájese y deje la mente completamente en blanco. Diga:
«Así crece el poder en…. (Nombre)…., siempre se expande y siempre vuelve a llenarse. Día tras día, el poder va creciendo. Cuanto más lo utilice, más fuerza tomará. Que así sea para siempre».
Apague las velas en orden contrario al que las encendió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *