Ritual para provocar sueños 1

Encienda las velas del ALTAR 1 y 2.
Encienda la vela del DÍA.
Encienda el incienso.
Encienda la vela del CONSULTANTE y diga:
«He aquí a …. (Nombre)..,., el sujeto de este rito».
Encienda la vela AZUL BRILLANTE y diga:
«Aquí arden la tranquilidad y la paciencia, que son necesarias para que se cumpla el deseo».
Encienda la vela NARANJA y diga:
«He aquí la atracción de este deseo, podrá soñar los sueños que desea y verá y experimentará todo lo que quiera».
Encienda la vela blanca y diga:
«Enciendo esta llama para que la verdad esté en todo lo que vea».
Cierre un momento los ojos e imagínese al Consultante (o a usted mismo) completamente rodeado y envuelto por una luz blanca. Después de unos minutos, abra los ojos de nuevo y diga:
«¿De donde viene el viento que sopla tan suavemente entre los árboles?
¿Y hacia dónde va?
¿Es que no sentimos cuando pasa, gentil,
Su caricia de terciopelo sobre nuestra mejilla?
¿Y como el revoloteo de las alas de una mariposa?
¡Lo sentimos, pero de repente se pierde!
¿Por qué no podemos alcanzar y tocar
Y atrapar su realidad total?
¡El viento está; y no está!
Cuan real es, también, nuestro sentido de la vista
Cuando vemos, en sueños, a los que amamos.
Los volvemos a ver y hablamos con ellos,
Y caminamos y amamos de nuevo.
Pero ¿están ahí?
¿Vendrán si les llamamos?
¿Podremos ver y hacer lo que queramos?
¡Sí y otra vez sí. Es cierto!
Todo lo que deseamos ver, experimentar,
En nuestros sueños es nuestro, si lo pedimos.
¡Quiérelo y vendrá!
¡Pide y se te dará!
¡Que sepas que el poder está dentro de nosotros,
Y todo lo que deseamos será nuestro!».
Siéntese tranquilamente unos momentos antes de apagar las velas. Tendrá que realizar este ritual por la noche, antes de meterse en la cama, que es cuando se llama a los sueños.