Ritual para ejercer presión sobre un enemigo

Encienda las velas del ALTAR 1 y 2.
Encienda el incienso.
Encienda la vela NEGRA pensando en el enemigo.
Encienda las velas GRISES 1 y 2 pensando en la frustración, el agobio.
Encienda la vela AMARILLO/VERDOSA pensando en la cólera, la discordia, la enfermedad, el miedo.
Encienda la vela PURPURA pensando en la tensión, los nervios.
Piense por un momento en su enemigo: se siente completamente solo, lleno de inseguridad, nervioso y aterrorizado. Luego diga:
(Salmo 70)
«Apresúrate, Dios, en preservarme; date prisa, Señor, en socorrerme.
Deja a aquellos que ambicionan avergonzar mi alma y quieren confundirla: Déjalos que se den la vuelta y se avergüencen por gozar con mi herida.
Se han dado la vuelta, ¡ja, ja! eso es, les corresponde la vergüenza.
Señor, deja que todo goce en ti, la alegría que busco en ti: Deja a aquellos para los que tu salvación de amor aún no es, alabado seas, Señor. Pero soy tan pobre y estoy tan necesitado; ven a mí, Señor, no me hagas esperar: Tu ayuda y liberación; Señor, no te retrases».
Apague la vela NEGRA.
Siéntese unos instantes pensando en cuan confuso está su enemigo. Luego, vuelva a encenderla y diga:
«Apresúrate, Dios, en preservarme; date prisa,
Señor, en socorrerme.
Deja a aquellos que ambicionan avergonzar mi
alma y quieren confundirla:
Déjalos que se den la vuelta y se avergüencen por
gozar con mi herida.
Se han dado la vuelta, ¡ja, ja! eso es, les corresponde
la vergüenza.
Señor, deja que todo goce en ti, la alegría que busco
en ti:
Deja a aquellos para los que tu salvación de amor
aún no es, alabado seas, Señor.
Pero soy tan pobre y estoy tan necesitado;
ven a mí, Señor, no me hagas esperar:
Tu ayuda y liberación; Señor, no te retrases».

Siéntese de nuevo pensando en su enemigo y cuan confuso está. Luego, apague todas las velas.
Repita el ritual la noche siguiente. Mueva unos centímetros hacia el centro las velas AMARILLO/VERDOSA y PURPURA. Repítalo cada noche hasta que se toquen.