Ritual para despedirse de un amor

Durante el sueño nuestra vida psíquica adquiere una gran importancia. Al no tener control consciente sobre ella, se generan procesos que, muchas veces, reparan trastornos y problemas que en la vigilia parecen irresolubles.
Como ejemplo se puede señalar que no son pocos los matemáticos y físicos que encontraron la solución a problemas que les tenían ocupados durante meses, en un sueño revelador.
Este ritual tiene por objeto despedirse, en sueños, de la persona que se ha amado. De este modo, se tomará distancia con la persona que se ha querido de manera que no impida seguir llevando una vida normal, plena y feliz.
OBJETOS NECESARIOS
Una cinta o cordón morado – Un cono o varilla de incienso de pachuli
Tres hojas de amapola – Una cucharadita de manzanilla – Una vela morada
Un saquito morado
La ceremonia deberá comenzarse un viernes por la noche.
Ritual
• Encender la vela morada.
• Atarse la cinta morada en la muñeca izquierda (no demasiado prieta) pensando en la persona que se ha amado.
• Guardar las tres hojas de amapola en el saquito, junto con la cucharada de manzanilla.
Por la noche, antes de entrar en la cama, encender el incienso y, una vez en ella, recitar la oración. Mentalizarse en que se hará en sueños una despedida, que eso dejará el alma en paz y que la vida proveerá otras cosas.
Oración
Me despido de (…)
me alejo de mi dolor.
Sé que Dios así lo quiere
porque viene un nuevo amor.
Todas las noches deberá encenderse el incienso y recitar la oración.