Ritual para conseguir dinero 1

Encienda las velas del ALTAR 1 y 2. Encienda el incienso.
Siéntese un momento y medite, hasta tener con claridad en la mente lo que quiere y se dispone a realizar. Encienda la vela del CONSULTANTE pensando intensamente en él (que puede ser usted también, por supues-to). Luego, diga:
«Esta vela representa a…. (Nombre del Consultante) …. Al igual que arde, así arde su espíritu».
Encienda la vela DORADA. Piense intensamente en la atracción. Diga:
«Esta vela representa la atracción. Trabaja con y para …. (Nombre del Consultante) …., al lado de su nombre.
Encienda las velas VERDES en el orden indicado, piense intensamente en el dinero. Al encenderlas, diga:
«Estas velas representan el dinero que…. (Nombre del Consultante) …. desea. Es todo cuanto necesita, ni más ni menos».
Encienda la vela roja, piense que se cumple el deseo
por completo.
«Esta vela representa el poder y la autoridad que dará dinero a …. (Nombre del Consultante) ….».
Entonces, haga una pausa para reflexionar. Luego, diga: «Como el dinero es necesario para alimentar nuestras necesidades, tenemos que esforzarnos por conseguirlo. Tenemos que merecerlo o no lo conseguiremos. La necesidad de …. (Nombre) …. es intensa en estos momentos. Haz, pues, que obtenga el dinero. Deja que encuentre todo lo que necesita. Suplico para que encuentre lo que necesita con tanta urgencia. Se dice que los dioses proveen al que tiene una necesidad. Ahora, existe esa necesidad. Dejad que se cumpla para él. Dejad que tenga lo suficiente. No consintáis que siga necesitado»
Pensad ahora en cómo se cumple el deseo, y que el Consultante tiene ya dinero. Pensad que ya lo posee.
«Ese dinero es suyo, de…. (Nombre)…., lo tiene, lo tiene en sus manos y cubre sus necesidades. Con toda seguridad lo ha recibido y está contento. Ruega a los dioses por su bondad. Siempre es así. Todo está bien ahora».
Siéntese tranquilamente cinco minutos y deje que las velas y el incienso sigan ardiendo. Cuando transcurra este tiempo apague las llamas.
Tendrá que repetir el ritual al día siguiente, pero no sin haber movido unos centímetros de sus posiciones anteriores las cinco velas VERDES y la ROJA. Muévalas, cada día antes del ritual, hasta que por fin toquen a las velas que han permanecido en el mismo sitio: las velas DORADAS, la del Consultante y la VERDE 1.