Ritual para cambiar la suerte

Encienda las velas del Altar 1 y 2.
Encienda el incienso.
Encienda la vela del CONSULTANTE imaginándose al Consultante.
Encienda las velas NARANJAS 1, 2 y 3, pensando en dar ánimos al Consultante; en cómo su suerte cambia y cambia para bien.
Encienda la vela NEGRA, pensando en que la mala suerte va a desaparecer.
Encienda la vela GRIS, pensando en cómo se anula la mala suerte; queda neutralizada, antes de cambiarse en buena suerte. Luego, diga:
(Salmo 62: versos 3, 4, 11, 12)
«¿Cuánto tiempo vas a conjurar el mal sobre este
hombre? Nos matarán a todos;
Será como un cercado lleno de gentes desplomadas,
como el muro de las lamentaciones.
Están conjurando para derribar su seguridad:
Se regocijan en la mentira; son santos de boca pero
maldicen como cobardes.
Dios me habló una vez, sí, esto es lo que he vuelto a
escuchar,
Que el poder de Dios Todopoderoso, tan sólo le
pertenece a él.
Sí, y la gracia que también nos concede es sólo tuya,
Señor;
Por tanto, recompensa a cada cual, de acuerdo con
su esfuerzo».
Sople la vela NEGRA; siéntese un momento. Luego, enciéndala de nuevo. Repita:
«¿Cuánto tiempo vas a conjurar el mal sobre este
hombre? Nos matarán a todos;
Será como un cercado lleno de gentes desplomadas,
como el muro de las lamentaciones.
Están conjurando para derribar su seguridad:
Se regocijan en la mentira; son santos de boca pero
maldicen como cobardes.
Dios me habló una vez, sí, esto es lo que he vuelto a escuchar,
Que el poder de Dios Todopoderoso, tan sólo le
pertenece a él.
Sí, y la gracia que también nos concede, es sólo
tuya, Señor;
Por tanto, recompensa a cada cual, de acuerdo con
su esfuerzo».
Sople la vela NEGRA; siéntese un momento. Luego, enciéndala de nuevo. Vuelva a repetir:
«¿Cuánto tiempo vas a conjurar el mal sobre este
hombre? Nos matarán a todcs;
Será como un cercado lleno de gentes desplomadas,
como el muro de las lamentaciones.
Están conjurando para derribar su seguridad:
Se regocijan en la mentira; son santos de boca pero
maldicen como cobardes.
Dios me habló una vez, sí, esto es lo que he vuelto a
escuchar.
Que el poder de Dios Todopoderoso, tan sólo le
pertenece a él.
Sí, y la gracia que también nos concede, es sólo
tuya, Señor;
Por tanto, recompensa a cada cual, de acuerdo con
su esfuerzo».
Concéntrese en cómo cambia, de buena a mala, la suerte del Consultante. Apague las velas. Repita el ritual en noches sucesivas, moviendo, cada vez, unos centímetros, la vela GRIS hacia la NEGRA. Prosiga hasta que se toquen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *