Ritual para apaciguar un acontecimiento que perturba la casa

Encienda las velas del ALTAR 1 y 2.
Encienda el incienso.
Medite sobre lo que va a hacer.
Encienda las velas del CONSULTANTE pensando fuertemente en él/ella.
Encienda las velas AZUL BRILLANTE, ROSA Y NARANJA, por este orden, pensando que la paz y la tranquilidad invaden la casa.
Medite unos instantes. Luego, diga:
(Salmo 1)
«Este hombre es de una santidad perfecta y no camina extraviado
Por un consejo de hombres ateos, ni está en el camino de los pecadores,
Tampoco se sienta en la silla del desprecio: pero sitúa su gozo
En la ley de Dios y medita sobre esta ley día y noche.
Será como un árbol que crece en la orilla de un río,
Que en su época da fruto y al que jamás se le cae la hoja:
Y todo será próspero. Los malvados no son así
Son como la paja que el viento esparce aquí y allá.
En el juicio no podrán presentarse como ateos;
Ahora, en la asamblea de los justos aparecerán hombres malvados.
¿Para qué? El camino de los ateos en cuanto al Señor es conocido:
El camino de los hombres malvados será pronto superado».

Las velas tienen que estar ardiendo quince minutos. En ese tiempo leer y releer el Salmo.

Una vez transcurrido este tiempo, apague las llamas. Repita el ritual durante tres noches consecutivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *