Ritual para adquirir poder sobre los demás

Encienda las velas del ALTAR 1 y 2. Encienda el incienso. Encienda la vela del CONSULTANTE pensando en él. Encienda la vela BLANCA, pensando en la fuerza del Consultante. Encienda la vela ASTRAL de la persona sobre la que el
Consultante desea adquirir poder, piense intensamente en esa persona.
Encienda la vela PURPURA, pensando en cómo emana
el poder del Consultante, y cómo puede afectar a la otra
persona.
Encienda la vela NARANJA, pensando en la atracción
que el Consultante ejerce hacia la otra persona.
Luego, diga:
(Salmo 130)
«Señor, desde las profundidades lanzo un grito. Oye mi voz, Señor: Presta atención a mi voz, a mis súplicas.
Señor, si tú te muestras inicuo ¿quién no lo va ser? Pero tu misericordia es grande, ¿qué puedo temer? Espero en Dios, mi alma espera, mi esperanza está en su palabra. Mi alma espera en Dios más que los que contemplan el amanecer. Sí, más que los que contemplan La luz de la mañana. Israel tiene fe en el Señor, su gracia le acompaña; En Él se encuentra la redención eterna. Y redimirá a Israel de todas sus iniquiedades».
Apague las velas.
Repita el ritual las seis noches siguientes. Cada vez mueva unos centímetros la vela ASTRAL hacia la izquierda (hacia el centro del altar) y también las dos velas PURPURA y NARANJA unos centímetros hacia la derecha (hacia el centro).