Ritual para adivinar

Encienda las velas del ALTAR 1 y 2. Encienda el incienso. Encienda la vela del CONSULTANTE mientras piensa en él.
Encienda la vela blanca. Piense en la pureza, la verdad y la sinceridad. Encienda la vela PURPURA. Piense en el poder de adivinar. Encienda las velas NARANJAS 1 y 2, pensando en cómo este poder es atraído por el Consultante.
Diga:
(Salmo 62)
«Mi alma con expectación depende de Dios: Mi fuerza y mi salvación, tan solo proceden de él. El es mi única salvación y mi roca fuerte también; Tan solo él es mi defensor seguro; no me apartaré mucho de él.
¿Cuánto tiempo vas a conjurar el mal sobre este
hombre? Nos matarán a todos;
Será como un cercado lleno de gentes desplomadas,
como el muro de las lamentaciones.
Están conjurando para derribar
su seguridad:
Se regocijan en la mentira; son santos de boca pero
maldicen como cobardes.
Mi alma espera con paciencia, al dios único; En él están mi esperanza y expectación. El es mi única salvación y mi roca fuerte también; Tan sólo él es mi defensor seguro; no me apartaré mucho de él.
En Dios pongo mi gloria y mi salvación segura; En Dios, la roca está mi fuerza, mi refugio más seguro,
Gentes, poned vuestra confianza en él eternamente; Verted vuestros corazones ante él: Dios es nuestro . sumo refugio.
Dios me habló una vez, sí, esto es lo que he vuelto a
escuchar,
Que el poder de Dios Todopoderoso tan sólo le
pertenece a él.
Sí, y la gracia que también nos concede es sólo tuya,
Señor;
Por tanto, recompensa a cada cual, de acuerdo con
su esfuerzo».
Siéntese tranquilamente un momento y vacíe su mente de cualquier pensamiento. Luego, póngase de espaldas al altar y observe el cristal. Cuando se haya cumplido lo que quería, póngase de nuevo frente al altar e incline la cabeza unos momentos, en silencio. Apague las velas.

Volver a Rituales con velas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *