Ritual para adivinar 1

Encienda las velas del ALTAR 1 y 2. Encienda el incienso (se recomienda añadir una mezcla de canela y almáciga).
Encienda la vela del CONSULTANTE. Piense en él y diga:
«Aquí arde el espíritu y el poder de …. (Nombre) …., sabio en el conocimiento de lo oculto y firme en la pureza».
Encienda la vela blanca y diga:
«Aquí arden la pureza, la verdad y la sinceridad. Le acompañan en este rito y más allá de él».
Encienda la vela PURPURA y diga:
«El poder es suyo. El poder para llevar a cabo sus fines en este rito».
Encienda las velas NARANJAS 1 y 2. Diga:
«Aquello que quiere adivinar queda bajo su atracción al igual que la mariposa es atraída por la llama de la vela».
Siéntese un momento y ponga en orden sus pensamientos. Decida exactamente lo que desea ver. Luego, diga:
«Alrededor de mí se ha elevado un muro de luz;
A través de él, tan sólo pasará lo que no me hiera.
No hay duda de que lo puedo ver todo,
Pero lo que voy a ver no está fuera de mí.
Los dioses son mis guías y también son mi fuerza.
Todo lo que se me revele será a través de ellos;
Por eso os doy las gracias».
Dele la espalda al altar iluminado y deje su mente vacía de cualquier pensamiento. Lleve su atención al objeto de su adivinación (cristal, espejo o lo que sea) que puede estar en el suelo o encima de una mesa baja.
Después de penetrar el espacio adivinatorio, póngase de nuevo frente al altar y diga:
«Se ha cumplido lo que deseaba.
Que los dioses me acompañen siempre y
Me protejan en todo lo que haga».
Apague las velas en orden inverso al que las encendió.