Ritual para acabar con una calumnia

Encienda las velas del ALTAR 1 y 2. Encienda el incienso. Encienda la vela del CONSULTANTE mientras concentra sus pensamientos en él.
Encienda las velas BLANCAS 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8. Imagínese al Consultante completamente rodeado de pureza, verdad y sinceridad. Es una barrera infranqueable. Diga:
(Salmo 2) «¿Por qué se enfurece el bárbaro? ¿Por qué cree la
gente en cosas vanas?
Los reyes de la tierra se hacen a sí mismos y los principes se cosechan.
Para conjurar contra el Señor y su Consagración dicen.
Dejad que hagamos pedazos sus bandos, y rompamos sus lazos.
Aquel que está sentado en los cielos, se reirá; el Señor despreciará a todos. Luego les hablará con cólera y rabia y les ofenderá. Y sin resistir, haré que sea mi Rey; Y sobre Sión, mi monte sagrado, le consagraré Rey. Clamaré un decreto verdadero; el Señor me lo ha dicho,
Tú eres mi Hijo único; en éste te he engendrado. Pídeme y pide la herencia del bárbaro que se consume;
Y, para que lo poseas, te daré el plan supremo de la tierra.
Así será, los aplastarás a todos, como si fueras una vara de hierro;
Y como si fueran una vasija de barro, estallarán en mil pedazos.
Reyes, de ahora en adelante, sed sabios; hablad y sed los jueces de la tierra:
Servid a Dios en el miedo y mirad como se une
tembloroso a vuestra alegría.
Besad al Hijo, para que su ira no desaparezca en el
camino,
Si alguna vez se enciende su cólera:
bendecid todo su ser».
Siéntese y medite tranquilamente diez minutos antes de apagar las velas. Repita este ritual cada tres noches y también cuando lo desee.