Ritual para acabar con una calumnia 1

Encienda las velas del ALTAR 1 y 2.
Encienda el incienso.
Encienda la vela del CONSULTANTE y concentre sus
pensamientos en él.
Diga:
«He aquí a —(Nombre) …., que ha sido injustamente calumniado».
Encienda las velas BLANCAS por orden y diga:
«Alrededor de él están la verdad y la pureza; Alrededor de él está el poder de la honestidad. Nada podrá atravesar esta coraza y dañarle».
Imagínese luego, que el calumniador injusto cesa de
murmurar y que el Consultante emerge limpio y sin
manchas.
Luego, diga en voz alta y con claridad:
«¡He aquí una imagen que he creado!
Es…. (Nombre de la persona)…. quien ha lanzado
calumnias contra mí.
Ahora le tengo ante mí;
A quien quiso hacerme daño.
¡Le voy atar y le voy a derribar!
Cerraré esa boca por la que habla;
Coseré juntos sus labios
Y haré que no hable nunca más.
Ataré su cuerpo
Con cuerdas y redes prietas.
Se ajustarán tanto
Que jamás volverá a hablar;
Ahora no puede comunicar su mente maligna
Con los que practican esas cosas;
Que mastican y les dejan a un lado
Para sembrar las semillas de la calumnia,
del alimento y de la cosecha salvaje.
Sus mieses están cortadas,
Sus campos son áridos.
Su tierra es estéril.
Las lenguas se han parado;
Los labios se han cerrado;
Los pensamientos se han hecho silenciosos
Así mis acciones podrán salir ilesas.
Que aquí se detenga,
Tal es mi deseo».
Siéntese tranquilamente a meditar diez minutos antes de apagar las velas. Repítalo cada tres noches y también cuando lo desee.