Representación física del signo Escorpio

Escorpio es un signo de agua y posee una naturaleza húmeda y nocturna, fértil y subterránea. El agua de este signo, deriva de la maceración de las sustancias y es generada por la disolución de la materia que se vuelve después fuente de nueva vida y energía. Gobierna las células y los sistemas estables, durables, ligados aja fertilidad y supervivencia de la especie. En la naturaleza cuando se opera la disolución de cada forma y sustancia, inicia uno de lo más misteriosos ciclos naturales: la muerte prepara el renacimiento. El mismo principio lo encontramos a nivel biológico, en cuanto millones de espermatozoides que emprenden el viaje para llegar a la célula femenina.
Al signo de Virgo se asocia la función digestiva y en particular la fase de separación entre las sustancias de nutrición contenidas en los alimentos y aquellas toxicas o inútiles para el organismo que se eliminan. Mientras que el proceso de excreción del producto de desecho, está colegado a Escorpio junto a las partes de intestino designadas para llevar a cabo esta tarea, que son el colon sigmoideo (sigma), el recto y el ano.
Escorpio está asociado a los procesos de segregación glandular, como por ejemplo la sudoración y producción de sebo, además está asociada a la orina, al flujo menstrual y al aparato genital femenino externo.
A Escorpio se relaciona asimismo con una parte del sistema linfático, o sea ganglios linfáticos y el bazo. De hecho, el sistema linfático tiene la tarea de drenar los líquidos en exceso y depurarlos de los eventuales microbios. El bazo es un órgano con dúplice misión: aquél de producir linfocitos y destruir glóbulos rojos, de estos obtiene hierro (asociado a Marte) que se vuelve a utilizar por el organismo: también en estos procesos fisiológicos y bioquímicos podemos encontrar una correspondencia de muerte-transformación-renacimiento.

Planetas regentes

El primer planeta que gobierna Escorpio es Plutón, que en el mito del homónimo dios griego, representa el señor de los bajos fondos, aquel que gobierna lo que está subterráneo e inconciente. Plutón está ligado a las fuerzas profundas potentes y oscuras, a la sexualidad, a las cosas ocultas, misteriosas y secretas. El poder oculto relacionado al planeta, representa un mal uso de potentes energías que se utilizan con fines de traer provecho personal de la explotación, del abuso y sometimiento de los demás. Estas potentes energías subterráneas pueden llevar a la destrucción, mientras que bien canalizadas pueden transformarse en poder positivo y reconfortante: desde fuerzas demoníacas pueden volverse fuerzas angélicas que ayudan a obtener una mayor conciencia interior.
El segundo planeta que gobierna Escorpio es Marte: más asociado al lado evidente de la expresión física y a la acción, iniciativa y enojo. La iniciativa marciana es útil, en cuanto sirve a la personalidad para expresar sí misma y afirmarse: Marte representa la capacidad de ir al externo para conquistar con las propias fuerzas aquello que nos gusta y que se considera importante para la plena realización. Confiere la capacidad de accionar, de transformar las intenciones en acciones. Usada al exceso obviamente la potente energía puede excederse en la agresividad y violencia. Además el planeta Marte confiere también la posibilidad de defenderse, agrediendo: de hecho, a nivel biológico, representa las defensas inmunitarias, las estructuras capaces de atacar el «enemigo» que se ha introducido en el organismo para hacer daño.
El planeta que se exalta en Escorpio, es Mercurio, que confiere al signo sus prerrogativas de aguda penetrante inteligencia y de fácil ironía, la cuales se manifiestan en su mejor forma, a través el famoso humor negro, que muy a menudo caracteriza la personalidad de Escorpio. A nivel biológico, Mercurio en Escorpio está conectado a la gran capacidad de movimiento de los espermatozoides y hormonas masculinas, los andrógenos, los cuales en el rol de mensajeros químicos, son necesarios para establecer los caracteres sexuales masculinos: barba, voz, pomo de Adamo y mayor desarrollo de peso y musculatura.

El Sol en Escorpio

El Sol en este signo nocturno y acuático, como este, pone el acento sobre las funciones regenerativas del cuerpo, sea desde el punto de vista funcional de cambio celular como desde la regeneración de los tejitos o de las células dañadas en caso de accidentes, enfermedades orgánicas y debilitaciones. En el signo de reciclaje de la materia orgánica, una buena posición del Sol es también una muestra de larga vida celular y eficiencia física. Un Sol mal relacionado hacia otros planetas, puede llevar el sujeto al despilfarro de la energía, a tirarlo afuera y correr el riesgo de hacerlo a expensas de la resistencia a las invasiones virales o bacterianas.

Volver a signo Escorpio