Premonición y precognición

¿En que se diferencian?

La premonición se define como una impresión paranormal que avisa de un suceso futuro. Constituye una advertencia que puede ayudarnos a salvar la vida propia o ajena. Solo se considera precognición auténtica cuando el suceso anunciado se cumple, sobre todo si se ha intentado evitarlo. Puede adoptar diversas formas: de la sensación vaga de inquietud (como de algo malo que va a pasar) hasta alucinaciones auditivas o visuales. Términos como presentimiento, presagio, barrunto o corazonada suelen considerarse sinónimos de premonición, ya que todos hacen referencia a sensaciones sobre sucesos vagos que no han tenido lugar todavía. Por otra parte, no hay una línea divisoria clara entre la premonición y la precognición, que implica un conocimiento directo del futuro. En general, la premonición está dominada por un síndrome de inquietud física o nerviosismo sin ningún motivo aparente. La precognición, en cambio, es más precisa, ya que implica visiones o sueños de un suceso que puede producirse en breve plazo.
Las vías más habituales de premonición son los sueños, ya sean directos y claros o simbólicos. Las temáticas a las que hacen alusión la mayoría de las precogniciones espontáneas se refieren a amenazas potenciales relativas al perceptor o a personas próximas a él. No en vano abundan los ejemplos de personas que presienten la muerte de un ser querido. Con frecuencia tener una premonición de, por ejemplo, una muerte trágica no suele ayudar a evitarla, entre otras cosas porque la percepción se tiene en el momento en el que se está produciendo la tragedia. Sin embargo, en otras muchas ocasiones son de gran utilidad para los perceptores, como sucede en los siguientes casos:
– Avisan de una desgracia. En algunos casos las premoniciones ayudan a evitar desgracias o prevenir sucesos adversos.
– Son signo de fortuna o buena suerte. El mero hecho de tener premoniciones con cierta facilidad se considera una señal de buena fortuna, ya que supone una mejor comprensión de la continuidad de nuestras experiencias psíquicas. A veces las premoniciones también tienen que ver con la llegada de fortuna material: premios, herencias inesperadas, etc. Se conoce algún caso de gente que visualizó por adelantado el número premiado de la lotería mediante prácticas de autohipnosis.
– Sirven de preparación para un suceso. La precognición potencia nuestra habilidad para arreglárnoslas en situaciones difíciles o adversas.
– Facilitan la solución de problemas. Con frecuencia la precognición transmite soluciones claras a problemas específicos. Aumenta nuestro conocimiento de base y evalúa más exactamente las consecuencias de nuestras acciones.