Para solitarios crónicos

Si su problema más habitual es la imposibilidad de conocer personas interesantes, que puedan llegar a atrapar su atención, ponga en práctica este ejercicio:
• Tome un baño de inmersión. Luego vístase con ropa de su agrado, como si estuviera invitado a una fiesta.
• Perfúmese con generosidad, y mírese al espejo largamente. Mientras se observa, medite si ésa es la imagen que le agrada de usted mismo. Si el resultado no lo conforma, busque todas las variantes hasta que sienta orgulloso de sus encantos.
• Elija un sitio cómodo y recuéstese en él. Si lo prefiere, realice el ejercicio con su música favorita (si son canciones de amor, mejor).
• Respire profundamente, y relaje todo su cuerpo. Intente poner su mente en blanco, dejando cualquier preocupación de lado. Para lograrlo puede hacer un pacto con sus pensamientos, diciéndoles, por ejemplo: ahora necesito tener mi mente despejada, déjenme tranquilo; una vez que haya finalizado mi ejercicio, me ocuparé de ustedes.
• Imagine una pantalla gigante, como las de cine, pero de color rosado. Sobre la misma «proyecte» un filme del cual usted será protagonista y director.
• Visualícese entrando a un sitio, (puede ser una fiesta, una casa, un paraje solitario) en el cual se encuentra el amor de su vida.
• No escatime detalles: mentalice al hombre o la mujer de sus sueños, tal como usted lo desee.
• Comience una conversación con él o ella. En sus oídos sonarán las palabras que le gustaría escuchar y usted, a su vez, le dirá a esa persona todo lo que le dicte su corazón.
• Proyecte una caminata con su amor imaginario. Imagine que un halo de luz intensa y plateada proveniente de la Luna, los envuelve, rodeando sus cuerpos en un sólo haz de luz. Sienta el poderoso influjo de esa enorme energía amorosa que los inunda.
• Dígale al amor elegido -en su mente- frases tales como:
Me siento pleno en tu compañía.
El calor de tu amor llega hasta mi alma.
Me alegra profundamente que nos hayamos encontrado.
• Invente un final feliz a esta historia romántica; eso, queda librado a su imaginación.
• Despídase de su enamorado, diciéndole: Hasta pronto; nos volveremos a ver.
• Luego, imagine que un imán enorme se extiende bajo su piel, desde la cabeza hasta la punta de los pies. Visualice la energía amorosa tal como usted la imagina: una luz rosada, flores etéreas multicolores, o lo que usted prefiera. Piense que ese gran imán comienza a atraer la energía del amor hacia su cuerpo, invadiéndolo por completo.
• Al finalizar el ejercicio, diga en voz alta:

Tengo a mi lado a la persona que elegí\ él (o ella) me cuida y me ama con toda su alma. Y yo le brindo todo el amor que soy capaz de dar, que es infinito.

Volver a Atraiga el Amor con su mente