Para aclarar diferencias sin pelearse

Si se enfrenta a un problema de pareja y teme discutirlo por miedo a echar a perder la relación, apele a este ejercicio:
• Siga los tres primeros pasos del ejercicio Prográmese para ser querido para lograr una buena relajación.
• Visualícese usted y a su pareja, dialogando frente a frente.
• Recree una conversación imaginaria en la cual usted explicará, a su pareja, su punto de vista con respecto al problema que le preocupa.
• Exponga su posición sin evitar detalles. No omita las cosas que supone que a su pareja le disgustaría escuchar.
• Junte los dedos de su mano derecha. Imagine una luz de color azul saliendo de la yema de sus dedos que ilumina a su compañero, mientras la conversación transcurre.
• Escuche las respuestas de su pareja. Imagine un puente de colores (como un arco iris) cuyos pilares son usted y su pareja, que comunica una corriente de afinidad y compatibilidad entre ambos.
• Ahora, visualice un interminable abrazo en el cual se funden, luego de llegar a un común acuerdo sobre el tema en discusión.
• Concluya el ejercicio, repitiendo mentalmente: Una diferencia de opinión, no alterará en absoluto el amor que sentimos. Reitere esa frase, antes de encontrarse con su compañero.
• Cuando se encuentren cara a cara para resolver sus problemas, imagine que una estrella violeta los envuelve con su luz. Respire hondo antes de decir lo que piensa, evite contestar impulsivamente, y recuerde emitir afirmaciones positivas para que la discusión no se transforme en una batalla.

Volver a Atraiga el Amor con su mente