Los Caballos

El Arcano menor del caballo es energía, impulso y habla de personas a las que estamos vinculadas a través del trabajo o con las que compartimos al­guna actividad. Pueden ser compañeros o amigos, pero también adversarios y competidores.
Cuando aparecen en una tirada, los caballos representan voluntades contra­rias que nos debilitan y hacen que nos comportemos de manera inesperada. También reflejan circunstancias compli­cadas que influyen a favor o en contra de nuestros proyectos. Cuando aparecen en posición inversa, los caballos simbolizan una energía que se desboca, que no se sa­be controlar.
Significado

Caballo de Bastos

Encauzando tus fuerzas.
Representa a una persona con mucha vitalidad pero que dispersa sus fuerzas. Está dispuesta a co­merse el mundo, pero no tiene ningún plan de­finido para ello. Hay que coger bien fuerte las riendas de nuestra vida y dirigirnos hacia donde verdaderamente queremos. No hay que desperdiciar nuestras capacida­des ni nuestras fuerzas para ser más eficaces y avanzar hacia lo que de­seamos.
La carta al derecho
.- Circunstancias que nos llevan a cambiar radical­mente nuestra vida. Viajes, nuevos horizontes, cambio de casa. Personas impulsivas que derrochan su energía y cambian constantemente de gus­tos. Agrupaciones que desafían las normas establecidas. Relacionado con el amor, habla de ir despacio, de tomarse con calma las nuevas con­quistas.
La carta al revés
.- Rupturas ya sean amistosas, familiares, amo­rosas o laborales. Incompatibili­dad. Talento malgastado. Salud que se descuida. Rivales. Situa­ciones que requieren de gran esfuerzo para ser resueltas fa­vorablemente.

Caballo de Copas

El camino de las emo­ciones.
Las emociones guían nuestros actos. Este arcano menor habla de la capacidad de entrega, de asumir riesgos sin mirar más allá pero sin querer comprometerse a mucho. Si se pregunta por el amor, se refiere a aquella per­sona que no quiere comprometerse con otra porque teme perder su libertad. Si está relaciona­da con el trabajo, puede que aún no se esté ma­duro para saber elegir entre diferentes opciones.
La carta al derecho.- Ligues que se llevan a cabo por el placer de seducir. Pasiones desatadas, atracción irresistible. Aventuras amorosas. Amo­res secretos, fantasías sexuales, locuras por amor. Persona seductora que hace mella en nuestra vo­luntad.
La carta al revés.- Relaciones amorosas que rompen con todos los esquemas sociales. Noticias que cambian nuestra visión de las cosas. Personas liberales, sin moralidad ni escrúpulos que se aprovechan de las emociones de otros.

Caballo de Espadas

Ante todo, calma.
Cuando el caballo de espadas aparece en una ti­rada de Tarot habla de precipitación y ya se sabe que las prisas no son buenas consejeras. Es mejor actuar con paciencia y sentido común, tomándo­te tu tiempo para tener claros los pasos que quie­res dar. Escucha a la gente de tu alrededor, que seguro que tienen algún sabio consejo que darte.
La carta al derecho.- Persona inteligente, que sa­be utilizar la palabra para lo que quiere conse­guir. Alguien que se enfrenta a las injusticias con todas sus fuerzas y que no se rinde con facilidad. Trabajo destinado a mantener el cumplimiento de la ley.
La carta al revés.- Arrogancia, mentiras, ego mal entendido, abuso de los débiles. Pala­bras que se usan para hacer daño. Críticas, difa­maciones. Incapacidad para materializar un proyecto.

Caballo de Oros

Cambios repentinos.
Representa esa sensación que se tiene cuan­do después de habernos entregado en cuerpo y alma a una actividad algo cambia repenti­namente. Tenemos que reestructurar nues­tra mente y nuestros ritmos de nuevo. A la confusión y desorientación iniciales le si­guen las ganas de encontrar de nuevo nues­tro sitio y el sentido a nuestra vida. El caba­llo de oros nos habla de que cuando sintamos que la vida se nos pone cuesta arriba, hay que pararse e intentar pensar ha­cia dónde queríamos encaminar nuestro rumbo y encauzarlo de nuevo.
La carta al derecho.- Enfrentarse a los proble­mas materiales. Personas trabajadoras, perseve­rantes, responsables, con sentido práctico, que no dejan su empeño hasta conseguir­lo. Buen administrador.
La carta al revés.- Embargos, de­sahucios, pagos que no pueden afrontarse. Apatía, inercia, despreocupación, estanca­miento. Personas indolentes que pierden el tiempo, que vegetan. Negligencias profe­sionales que perjudican a terceras personas. Descuidos que provocan accidentes.

Volver a TAROT