Leo ascendente Escorpio

Sol-Plutón Fuego-Agua
Su energía psíquica le da influencia sobre los demás: hay en él una determinación y autoridad indiscutibles, que emanan de su fuerte personalidad. Tiene tal magnetismo que no es raro que manifieste dotes de curandero o de zahori: se trata de una naturaleza secreta, cuya fuerza subterránea inquieta y fascina.
Se interesa por las ideas abstractas y por la filosofía, siempre que pueda traducirlas a la acción. Posee una faceta de samurai. Se esfuerza por controlar su poder para hacerlo más eficaz y hasta temible: no le desagrada ser temido. Si su vida profesional no es excepcional, cae en la neurosis de fracaso: sólo admite un éxito fuera de lo común, pues odia la mediocridad. Atracción por Tauro.
Volver a Signo Leo