La salud del hombre Aries

El hombre Aries posee un notable dinamismo. Ama el riesgo y la velocidad, y desprecia el dolor. El reposo le agota. Necesita quemar energías constantemente. Vive a un ritmo que poca gente resiste, y ése es su problema, ya que no sabe levantar el pie del acelerador en ningún sentido.

Experimenta agotamientos repentinos que afectan su estado anímico y le sumen en períodos depresivos de intensidad devastadora. Puede caer abatido por enfermedades fulminantes. Gasta sus baterías demasiado rápidamente, si no se estrella antes. Cuando siente malestar, demasiado impaciente para guardar cama, tiende a liquidar el asunto cortando por lo sano.

De todo el Zodíaco, Aries tiene el récord de fracturas, accidentes automovilísticos, quemaduras y heridas varias: siempre accidentes violentos, en consonancia con su temperamento exaltado. Desde la infancia, este temerario colecciona cicatrices, y no es raro que tenga alguna en el rostro: en este signo las narices rotas se dan por supuestas y casi siempre recibe los golpes en la cabeza.

Entre los problemas de salud que pueden afectarle podemos citar las jaquecas, las neuralgias faciales, las sinusitis y los dolores de muelas. Es propenso a los accesos de fiebre, las inflamaciones y las irritaciones. Mucho más emotivo de lo que parece, padece a veces de alergias, rinitis y psoriasis.

El hombre Aries necesita tiempo para recargar sus baterías; debe evitar la vida nocturna y no abusar del café o del tabaco, como tampoco de las conservas. Le conviene el deporte: tenis, carreras de fondo o ciclismo, mejor que hacer el loco al volante o que embriagarse de velocidad sobre una moto. En una palabra, debe evitar quemar la vela por los dos cabos.

En el terreno dietético se le recomienda la carne (sin excederse), el azúcar y la fruta; aunque le encantan la pimienta y los condimentos fuertes, debe moderarse en su uso y reemplazarlos por ajo, cebolla cruda, rábanos y aceitunas. Debe comer alimentos ricos en fósforo, potasio y vitaminas: repollo, nueces, espinacas…
Su medicamento homeopático es el Kalium phosphoricum.

Volver a Aries