La mujer Tauro

Cómo reconocerla

La mujer Tauro es generalmente hermosa, extremadamente femenina, incluso hembra, siempre carnal.

A veces tiene un aire que recuerda a la diosa Juno, entrada en carnes, plena, con tez de lirio o de rosa: es una mujer a medio camino entre la Venus de Milo y las modelos de Rubens.

Pero como los cánones de belleza han cambiado, ella también lo ha hecho, pues lo que le importa ante todo es ser amada.

Sigue un régimen y cuida su línea, se maquilla los ojos, que son muy bellos y grandes, y se pinta los labios, ya de por sí deseables.

Se vista como se vista, siempre pone de relieve su gloriosa feminidad, abusando a veces de los perfumes y sin despreciar nunca las pieles y las joyas.

Grande o pequeña, rubia o morena, regordeta o esbelta, hace todo lo posible por gustar. Con sus ojos o con su voz de cálido timbre, la mujer Tauro se vale de una panoplia de atractivos seguramente mejor que la de las demás.

Hay que ser de mármol, o muy miedoso, para resistirse a sus encantos.

Volver a Tauro