La mujer Libra y el amor

Un fondo de conformismo hace que aspire al matrimonio: cree en la pareja y en la felicidad compartida. Se esfuerza mucho para que su unión sea un éxito, mientras admire al hombre con quien está desposada y esté enamorada de él.
Y cuando lo está es toda intensidad, pasión y romanticismo. Pero, como contrapartida, exige que la amen con la misma fuerza: detesta la tibieza. Necesita estar siempre presente en el corazón de su pareja. Si siente que se ha convertido en una rutina para el hombre amado, sufre violentamente. Y se aleja, dispuesta a aceptar un nuevo amor, borrando el pasado para conservar sólo los buenos recuerdos.
Sin embargo, acepta difícilmente el divorcio, pues tiene muy en cuenta la opinión de los demás y de su familia. Todo depende del medio en el que haya sido educada. Herida en su amor, humillada en su amor propio, acusa fuertemente el golpe. En ocasiones se venga, si tiene ocasión para ello, llegando a ser un poco pérfida.
Dice que sus hijos son todo para ella, pero es infinitamente más esposa que madre. Lleva mal el embarazo, que la deforma y molesta a su sentido estético, y el llanto de los niños, que le cansa e irrita. Se siente orgullosa de sus hijos si son guapos e inteligentes, pero está más a gusto con ellos cuando se hacen mayores. Los educa muy bien, siempre que tenga a alguien que se ocupe de las tareas materiales.
Dos personalidades coexisten en ella: una, conformista y preocupada por su bienestar; otra, aventurera, que colecciona amantes y experiencias.

Volver a SIGNO LIBRA