La mujer Géminis y su manera de ser

Antojadiza, caprichosa, con bruscos cambios de humor, la mujer Géminis tiene dificultades de comunicación, aunque la busque. Dice a la ligera lo que piensa, y a menudo juzga apresuradamente. Sin embargo, cuando deja traslucir la faceta ingenua e infantil de su naturaleza, es conmovedora. Cuando se burla de los demás, no es consciente del dolor que pueda ocasionar. «¡No tienen por qué tomarlo así!», piensa.
Presiente oscuramente que hay algo de incompleto en ella, o algo que no puede alcanzar en los demás, quizá se trata de una pasión a la que no logra entregarse.
La mujer Géminis querría ser inmoral, pero sólo es amoral, e incluso no tanto como quisiera. Tiene la honradez de reconocer que cuando le ocurre una catástrofe es probablemente porque ella la ha provocado.
Sólo respeta a quien se le opone, ya sea con una autoridad fuerte o con una actitud flemática. Se siente tranquilizada cuando el otro se niega a entrar en su juego, y el torbellino que la arrastra deja de girar.