La mujer Aries

Cómo reconocer a la mujer Aries

Suele tener el rostro alargado, de óvalo acentuado, pómulos salientes, frente alta y barbilla enérgica pero fina. Hay algo en ella que evoca la cabeza de la oveja. La distancia entre el labio superior y la nariz es casi siempre muy grande, lo que la tradición interpreta como signo de benevolencia.

La mirada es franca y suave a la vez, más dulce que la del hombre del mismo signo. La mujer Aries no sabe disimular sus sentimientos. Los dientes no siempre están bien alineados, y a veces presenta un «canino agresivo» que le da un encanto peculiar.

Contrariamente al hombre del mismo signo, la mujer tiene las manos largas, fuertes y hermosas, como las de las vírgenes de los flamencos antiguos. La silueta es agradable, con piernas largas y musculosas y aspecto deportivo. Va siempre muy derecha, con la cabeza ligeramente echada hacia atrás, como para mirar mejor a los ojos de sus interlocutores.

Ha adoptado con entusiasmo los pantalones: le quedan bien. Como su cabello suele ser escaso, gusta de llevar melena corta, lo que refuerza su aspecto juvenil. Se maquilla poco, pero no le desagradan las joyas barrocas, que no siempre son fáciles de encontrar. En general es una mujer bien plantada, de aspecto sano y sonrisa irresistible. Es, sin nada más que sus propias armas, una seductora.

Volver a Aries