La mujer Acuario y su manera de ser

No resistimos el placer de citar una vez más a Conrad Moriquand: «La mujer Acuario es ambigua y paradójica, llena de sutilezas y de incoherencias, insurrecta en todos los aspectos. Es cerebral y, sin embargo, se guía únicamente por los sentimientos, al margen de todo conformismo. Tiene un ideal muy elevado, a despecho del desorden de la existencia y de su romanticismo.»
Tiene una personalidad polifacética: es crédula, inteligente y pueril, caprichosa y obstinada, violenta, generosa y mezquina a la vez, capaz de impulsos repentinos, abnegada con sus amigos, dura con su marido, equitativa e injusta, que tiene el valor de mantener sus opiniones, pero se impregna de las de los demás, suave y colérica, apasionada y maniática, dotada y perezosa, metódica y bohemia, ordenada y anárquica… No es fácil abrirse camino en este universo de contradicciones. Por otra parte, sus actos contradicen con frecuencia sus ¡deas, lo que desconcierta a la gente.
Pero también hay que hacerle justicia: se esfuerza en progresar, buscando a personas inteligentes y generosas y enriqueciéndose con su trato. Está deseosa de conocerse a sí misma, de aprender de la vida, del mundo, de lo oculto, de los mecanismos del inconsciente y de todo lo que pueda permitirle comprender la naturaleza humana.
Cuando consigue conquistar su autonomía sin fingir ser lo que no es y sin provocar, la mujer Acuario encuentra el equilibrio entre sus exigencias intelectuales y afectivas y se muestra como una persona notable e infinitamente seductora.

Volver a SIGNO ACUARIO