La manera de ser del hombre Cáncer

El hombre Cancer está lleno de poesía y de delicadeza, sensible y soñador. Sabe contar historias como nadie, pues posee la imaginación más fértil de todo el Zodíaco. Su cualidad más sobresaliente es la de intimar con los que le rodean. Todos se sienten cómodos con él, relajados y en confianza, quizá porque tiene la naturalidad y la espontaneidad de la infancia, y también una frescura de alma que le protege de cualquier forma de envejecimiento.
Sus reacciones son eminentemente subjetivas. Le cuesta distanciarse de las cosas. Vive muy intensamente sus sentimientos, lo que le impide a menudo dominar su afectividad.
Durante mucho tiempo es un niño grande, siempre en busca de una madre que le proporcione la comodidad y la vida segura que alienta el costado pasivo de su naturaleza.
Su excelente memoria no le impide ser un despistado. Es activo pero indolente; trabaja más de lo que parece, pero nunca se le ve agobiado. Es un hombre interesado por todo, brillante, curioso, de inteligencia polifacética. Se iteresa por mil cosas y profundiza poco en ellas, pero las percibe muy vivamente.