Hechizo para que no se apague la pasión

Hacer que el amado se vea reflejado en un pequeño espejo que se habrá comprado a tal efecto.

Romper el mismo dentro de una maceta, teniendo cuidado de no fijar la vista en él.

Rociar con una infusión de nardo todos los viernes, a la hora de Venus a ser posible, pronunciando su nombre.