Hechizo para que el ausente no olvide ni falte al interesado

Siempre que el amado tenga que realizar algún tipo de viaje y ausentarse durante un periodo de tiempo más o menos largo, el oficiante podrá asegurarse de que el amor y la fidelidad no bajarán su guardia durante la separación.

El método es simple y eficaz. Comprar un frasco de tinta y hacerse con siete hojas de verbena, operando de la siguiente manera:
En el amanecer del lunes introducir una de estas hojas en el frasco y decir:

«En el lunes (nombre) no me olvidará»

En el amanecer del martes, se introducirá otra de estas hojas, diciendo:

«En el martes, (nombre) no me olvidará»

Seguir así sucesivamente, terminando el séptimo día el domingo. El lunes siguiente de madrugada se dejará, tras haber tapado bien la botellita, que ésta reciba los efluvios tanto lunaes como solares por otro periodo de siete días.

Con esto se habrá completado el rito de la tinta mágica del amor. Cuando el amado esté ausente, y siempre que pueda, le hará llegar la mayor cantidad de cartas románticas que sea posible, utilizando la tinta para escribirlas.

No deberá utilizarse la susodicha tinta para ningún otro menester.