Hechizo para que el amor no disminuya ni se enfríe

Para que el amor que hemos inspirado a una mujer no disminuya en lo más mínimo, antes bien, aumente cada día más, es preciso tomar tuétano de lobo, del cual se formará, añadiéndole almizcle y ámbar gris, una pomada que se llevará encima en un tarro preparado a tal efecto para darle a oler de vez en cuando a la mujer escogida.

Con objeto de no levantar sospechas, se procederá a re^izar lo arriba indicado cuando la persona amada esté durmiendo.