Hechizo para hacerse amar por una persona indiferente y fría

La tercera noche tras el solsticio de verano, al dar las doce, coger la planta énula campana, hacerla secar y reducir a polvo, añadiendo una pequeña cantidad de ámbar gris.

Meter luego todo en una bolsita de seda verde y llevar encima del corazón, si es posible en contacto con la piel, durante nueve días.

Poner estos polvos en contacto con la piel de la persona amada (sin que ella lo advierta) y se desatará en ella un amor irresistible hacia quien haya hecho la operación descrita.

La virtud de estos polvos desaparece a los dieciocho días de haber cogido la planta, por lo que es necesario realizar la operación antes de esta fecha.