Hechizo para hacer que vuelva, o atraer a una persona

Conseguir una vela con forma humana y del sexo de la persona que se vaya a hechizar. Tener preparados dos alfileres, uno con la cabeza de color rojo y el otro de color verde. Un viernes, a la hora de Venus y con la luna creciente, se sentará delante de la vela, que anteriormente se habrá colocado en una mesa preparada para el trabajo. Si se tiene algún objeto o foto de la persona, puede colocarse en la mesa, al lado de la vela, aunque no es necesario. Encender la vela y clavar el alfiler con cabeza verde en el costado izquierdo, en horizontal, al corazón, procurando que llegue hasta la mecha. La segunda se introducirá en el extremo opuesto, a la altura de los genitales e, igualmente, de manera horizontal, alcanzando la misma profundidad.
Acto seguido, decir lo siguiente con verdadera convicción:

«No son estos alfileres lo que quiero quemar sino el corazón de (nombre de la persona) lo que quiero cambiar. Que no duerma ni consiga descanso hasta que yo no haya satisfecho mi deseo».

Permanecer observando la vela hasta que se vaya consumiento a la altura de los alfileres, pensando intensamente en el amado. Esperar, finalmente, hasta que se termine de consumir, imaginando que sus deseos se han hecho realidad.