Hechizo para asegurarse la fidelidad de la esposa

Tómese un mechón de los cabellos más largos de la mujer y quémese sobre brasas de carbón.

Arrójense después las cenizas sobre un diván, una poltrna o una silla sobre los que se haya restregado miel.

Hágase sentar a la esposa en ese asiento tratado de este modo y se asegurará su fidelidad para toda la vida.