Hechizo del pollo negro

Adquirir el corazón de un pollo negro y trocearlo en pedazos muy pequeños.

Tostar el resultante en una cazuela de hierro.

Reducirlos a polvo y separarlos en cinco porciones.

Hacer que la persona en cuestión lo tome en las bebidas hasta que no quede nada de estas porciones.

Cuando lo logre el corazón de esta persona le pertenecerá completamente.

Si se desea, se pueden espolvorear también las viandas.