Hechizo del muérdago

Nada tan sencillo para alcanzar el éxito en todos los planos de la vida como coger tres granos de muérdago en el solsticio de verano y recubrirlos de oro, soldándolos seguidamente el uno al otro.

Esto forma un poderoso talismán, el cual asegura la fortuna, el amor y la gloria. Puede llevarse en gargantilla, collar, brazalete, etc.