Hechizo de la golondrina

Hacerse con el cuerpo de una golondrina que haya muerto por hambre, y que tenga el pico abierto.

Hervir la misma hasta que sus huesos queden limpios y descarnados.

Echarlos al agua y hacer unos polvos con los que permanezcan a flote.

Arrojarlos a la persona deseada, teniendo en cuenta que deben ponerse en contacto con la piel de la misma.