Hechizo amoroso

Para que una persona ame apasionadamente al interesado, éste se hará con un huevo de tórtola ya fecundado, que no haya sido sumergido nunca en agua, ni que se haya mojado con ésta.

Coger el huevo con la mano izquierda y, mirando fijamente la punta de éste, visualizar intensamente el deseo que quiera ver cumplido.

Escribir con sangre, sacada del brazo izquierdo del interesado, el nombre y apellidos del mismo en dicha punta, así como el nombre y apellidos del amado en la parte más redondeada.

Volver a cogerlo con la mano izquierda y pensar en el deseo viéndolo ya consumado, insistiendo en esta operación hasta que el huevo esté bien caliente.

Entonces, ir al campo y enterrarlo bajo un pino. Una vez hecho esto, el amado empezará a sentir los efectos del hechizo.