Hechizo amoroso del ligústico

Introducir en una taza de agua hirviendo una cucharadita de raíz molida de ligústico.

Añadir el resultante al agua de baño y, durante el mismo, orar para la llegada a nuestra vida de un amante que se acople a nuestros deseos y necesidades. Este trabajo podrá utilizarse las veces que se crean convenientes.

Si lo que desea es que perdure el amor en la pareja, sin que se apague la pasión ni haya infidelidades en la misma, se hará lo siguiente:
Abrir la raíz de ligústico e introducir en el interior de ésta un pequeño papel con los nombres de las dos personas. Una vez hecha la anterior operación y con el fin de que vuelva a quedar cerrada la abertura, se atará, cerrando la raíz con tres hilos: uno rojo, otro verde y un tercero blanco.

Como último requisito para el buen resultado de este trabajo de hechicería, habrá de enterrarse el hechizo junto a los cimientos del muro de la casa donde vivan los amantes.